Utiliza el metodo manual de tu camara

📸 Triángulo de Exposición: ISO, Diafragma y Obturador

¿Cuántas veces has querido imitar esas preciosas fotografías con el fondo totalmente desenfocado, perfectamente visibles cuando están hechas sin flash…? Siento decirte que no conseguirás resolver el misterio usando el modo automático de la cámara. Te recomiendo que desde ahora la utilices en modo manual, que practiques con los parámetros del Triángulo de Exposición que te voy a explicar a continuación y te aseguro que la calidad de tus fotografías mejorará enormemente.

 

El Triángulo de Exposición. La importancia de la Luz

La palabra Fotografía se compone de 2 vocablos: Foto (Luz) y Grafía (Escribir), por lo tanto fotografía significa Escribir con Luz. Así, se puede decir que la Luz es el elemento más importante de una fotografía.

Para controlar la luz que entra en tu cámara es importante que conozcas muy bien los tres parámetros que determinan la exposición de una fotografía, el llamado “Triángulo de Exposición”. Son la Velocidad de obturación, el Diafragma, y la ISO. El equilibrio entre estos tres elementos será la clave para que obtengas una fotografía bien expuesta. 

 

No existe un orden preestablecido a la hora de configurar estos parámetros. Lo importante es que sepas qué quieres fotografiar y luego decides si configurar primero la velocidad de obturación o el diafragma. Por ejemplo, en caso de que te interese una profundidad de campo concreta será el diafragma el parámetro al que deberás dar prioridad.

 

Velocidad de Obturación

El obturador está situado en el interior de la cámara, justo delante del sensor. Está formado por dos cortinillas. Al pulsar el botón del disparo, una cortinilla se abre para iniciar la exposición y dejar pasar la luz. Al finalizar el tiempo que has establecido para la exposición, la otra cortinilla se cierra.

Por tanto, se puede decir que la velocidad de obturación es el tiempo que el obturador de la cámara permanece abierto permitiendo el paso de la luz. El obturador controla el tiempo de exposición y el diafragma (veremos en el siguiente punto) controla la intensidad de la luz.

Si estableces una velocidad de obturación rápida (tiempo de exposición corto) el obturador se abrirá y cerrará muy rápido, por lo que pasará muy poca cantidad de luz al sensor. En estos casos, normalmente hay que compensar la falta de iluminación con los otros parámetros del triángulo de exposición para que la fotografía no quede subexpuesta.

Por el contrario, si estableces una velocidad de obturación lenta (tiempo de exposición largo) el obturador de la cámara permanecerá abierto durante un período de tiempo más largo, por lo que pasará más cantidad de luz al sensor de la cámara. En estos casos no necesitarás tanta luz de los otros parámetros que conforman el triángulo de exposición para que la fotografía quede bien expuesta.

La velocidad de obturación se mide en fracciones de segundos (1/8, 1/10, 1/60, 1/250…), casos en los que el obturador permanecerá menos tiempo abierto que cuando se trata de segundos (1s, 3 s.) en los que el obturador permanecerá más tiempo abierto y, por tanto, dejará pasar más luz.

 

Movimiento

Se considera que la velocidad de obturación es rápida cuando la situamos por encima de 1/60 segundos. A partir de esta velocidad conseguirás fotografías más estáticas en las que el movimiento estará congelado. Por ejemplo, se utiliza para la fotografía de deporte. 

Se considera que la velocidad de obturación es lenta cuando la situamos por debajo de  1/60 segundos. Debido a la cantidad de tiempo que el obturador permanece abierto, captará todos los movimientos y la fotografía puede salir movida, de ahí la importancia de usar un trípode en estas ocasiones. Se suele utilizar esta velocidad cuando se quiere causar una sensación de dinamismo. Por ejemplo, un coche a alta velocidad o el efecto seda de un río o una cascada. 

 

 

Diafragma

El diafragma es un dispositivo situado en el objetivo, no en el cuerpo de la cámara. Este dispositivo consta de unas láminas que se abren y se cierran, formando un círculo más o menos grande, que es por donde pasa la luz.

Lo abierto que se encuentre el diafragma es lo que se llama apertura de diafragma.

La apertura de diafragma se mide en números f. Cuanto menor sea el número f, mayor será el círculo, es decir, la apertura del diafragma; por lo que entrará más luz en tu cámara. De igual forma, cuanto mayor sea el número f, menor será el orificio que forman las aletas, por tanto, menor la apertura del diafragma y entrará menos luz en la cámara.

 

Profundidad de campo

La profundidad de campo establece qué elementos de la fotografía tienen nitidez, están enfocados.

Puedes jugar con la profundidad de campo de diferentes formas:

  • Apertura de diafragma: cuanto menor sea el número f, es decir, cuanto más abierto esté el diafragma, menor será la profundidad de campo. Esto ocasiona que un elemento esté enfocado y el fondo muy desenfocado. Cuanto mayor sea la profundidad de campo, es decir, cuanto más cerrado esté el diafragma, más elementos nítidos habrá.
  • Cercanía: cuanto más cerca estés del elemento que quieras fotografiar, menor será la profundidad de campo, por tanto, enfocarás el elemento principal y el fondo se desenfocará totalmente. Por el contrario, si te encuentras lejos del elemento que estás enfocando, la profundidad de campo será mayor.

 

 

ISO

A través de la velocidad de obturación y del diafragma la luz llega de forma natural al sensor de la cámara. Sin embargo, la ISO amplifica digitalmente la señal para ganar luz, lo que ocasiona la pérdida de calidad de la imagen.

Lo recomendable es modificar los parámetros de la velocidad de obturación y del diafragma y dejar la ISO lo más baja posible, sin embargo, hay ocasiones en que no se puede. Por ejemplo: «cuando hay demasiada oscuridad» o «cuando cerramos el diafragma para ganar profundidad de campo y necesitamos más luz para que la fotografía quede bien expuesta».

 

Ruido

Cuando utilices la ISO un poco alta para ganar luz, ten en cuenta que se genera ruido, es decir, una especie de grano que se puede percibir en las zonas más oscuras de la fotografía.

A pesar de ello, en ocasiones se hace necesario su uso. Lo ideal es que conozcas tú cámara y sepas hasta donde puedas subirla para que tus fotografías merezcan la pena.

 

 

Conclusiones

Manejando estos tres parámetros que conforman el triángulo de exposición fotográfica conseguirás que tus imágenes queden perfectamente expuestas. Recuerda que, para mantener un mismo nivel de exposición, si modificas uno de los elementos, debes compensar los otros. No te agobies, ya que al principio resulta complicado de entender pero con la práctica acabarás manejándolos casi sin pensar.

 

Lidia Sieira
contacta@lidiasieira.com

Apasionada de la 📸Fotografía, el 🎬Vídeo y el 📢Marketing Digital. Me encanta comunicar y aprender de los demás. Siempre con positivismo y en constante crecimiento.

No Comments

Post A Comment